Artista 10,2008

(Octubre 2008)

Federico Silva


1923-01-01

 

Fecha: 2008-10-01

compartir en facebook  compartir en twitter

<i>Lepanto, Don Quijote de la Mancha</i>, 1996
Lepanto, Don Quijote de la Mancha, 1996
Piedra de Tlalmimilolpa, Estado de México.

 

Federico Silva, nacido en la ciudad de México en 1923 ha sido un guerrero incansable de las artes y la política, renovador de lenguajes y estructuras, explorador de tecnologías y movimientos estéticos, y, actor determinante del arte mexicano en la segunda mitad del siglo XX. Después de haber colgado una exposición de sus obras pictóricas, hace varias décadas, Federico Silva decidió descolgarlas, y ante el público, flecharlas y destrozarlas, anunciando de esa manera su renuncia a la práctica de la pintura tradicional. Ese hecho significativo, ayuda a ubicar el temperamento y posición estética y revolucionaria del artista que participó en la concepción y desarrollo del Espacio Escultórico de Ciudad Universitaria en la ciudad de México (1979), una de las obras más representativas del arte contemporáneo de iberoamérica que renovó los principios del arte colectivo. En ese proyecto participaron, entre otros, Mathías Goeritz, Helen Escobedo, Sebastián y Manuel Felguérez. El maestro Silva innovó, en los inicios de la década de los setenta del siglo pasado, al construir artefactos escultóricos cinéticos, luminosos y sonoros. Transitó por la creación de una estética que buscaba el respaldo de las nuevas tecnologías de esa época, para reafirmar un sentido de lo contemporáneo. En este inicio del siglo XXI, el uso de las tecnologías se ha convertido en un recurso común para muchos artistas y ya no es elemento representativo de la contemporaneidad, sino más bien recurso para la estructuración del discurso. Las nuevas tecnologías ya no deberían de llevar ese título, más bien deberían de ser nombradas tecnologías contemporáneas, ya que su presencia se ha convertido en lo cotidiano. Federico Silva, después de su incursión en el cinetismo, participó, como se menciona en líneas anteriores, en la creación del Espacio Escultórico de Ciudad Universitaria; desde el inicio de la década de los ochenta, practica la escultura pública en diversas plazas y desarrolla un lenguaje plástico que mucho le debe a las raíces prehispánicas de México. Hoy, utilizando la geometría, sus figuras tótem son estructuras contemporáneas con referentes del pasado. Silva crea monolitos, figuras y serpientes pétreas que están integradas a edificios, jardines y espacios públicos, y que han pasado a ser parte intrínseca del paisaje urbano. En este artista existe una posición claramente definida en sus propias palabras¿¿El gran arte sólo se da frente a la revolución, en momentos de represión (...). El arte no es sino una gran pasión inspirada por el amor, la muerte, el erotismo, la búsqueda de Dios o el diablo; un artista no puede hacer de su obra una reproducción de productos mercantiles. El creador es ante todo un creyente¿. Entre sus obras, cabe resaltar la Lucha del Pueblo Mexicano a través de su historia, Escuela Normal Superior (1950); La técnica la servicio de la paz, Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del IPN (1953); Los problemas fundamentales del hombre contemporáneo, Auditorio Escuela Adolfo López Mateos, Chetumal QR (1959-1960); El hombre en la libertadSalón de Sesiones del Palacio de Gobierno de Puebla, Pue (1964-1965); Espacio escultórico, UNAM primera y segunda etapas (1979-1980); La curva de Huiten, pintura mural, segundo tiempo, Presa de Huiten, Choix, Sinaloa (1996). Algunas de sus exposiciones: Galería de Arte Mexicano (1946); Confrontación 66, Palacio de Bellas Artes, INBA (1966); Arte Cinético, Museo de Arte Moderno, INBA (1970); Experiencia Lumínica Dos y Laser, Museo del Palacio de Bellas Artes, INBA (1972); Pinturas, Museo de Arte Contemporáneo Carrillo Gil, INBA (1979); Federico Silva. Nuestra Bata-lla, Museo del palacio de Bellas Artes (1996).

 

Autor/Redactor:
Editor Fundador: Manuel Zavala y Alonso †

 

 

 

Redes sociales