Artista 05,2008

(Mayo 2008)

Mathías Goeritz


1915-01-01 - 1990-01-01

 

Fecha: 2008-05-01

compartir en facebook  compartir en twitter

<i>Moisés</i>, 1954-1955
Moisés, 1954-1955
Madera con aplicaciones de hierro
61 x 22.2 x 24 cm.

 

Un volumen tallado en madera sugiere una figura humana a partir de elementos geométricos: el bloque rectangular del torso, el cuadrado horadado de la cabeza, las dos superficies tachonadas de clavos que a la altura del pecho aluden a las tablas de la ley. En la superficie se siente el rastro de las gubias. Sorprende, sin lugar a dudas, la contundencia de la obra, dada su economía de recursos. La forma y el peso hacen pensar en una figura monumental o heroica, de manera que no sorprende que el título aluda a una figura bíblica –que curiosamente no es ajena al arte moderno y contemporáneo en tanto que arquetipo e incluso como alegoría política. Mathías Goeritz nació en Danzig (la actual Gdansk), Alemania, en 1915. Realizó estudios de medicina, filosofía e historia del arte en la Escuela de Artes y Oficios y la Universidad Friedrich Wilheim (hoy, Universidad Humboldt). Vivió en Tetuán (Marruecos), en Granada y en Santillana del Mar (España), donde fundó la Escuela de Altamira –según sus propias palabras: “una escuela ambulante con tendencias abstractas”. Llegó a México en 1949, siendo ya un artista reconocido internacionalmente. Fue profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Guadalajara y fundó la galería Arquitac en esa misma ciudad. Al serle encargada la construcción de un edificio, se trasladó a la ciudad de México. Allí fue jefe de los Talleres de Educación Visual de la Escuela Nacional de Arquitectura de la UNAM y creó la nueva Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Iberoamericana. Murió en la ciudad de México en 1990. Además de haber sido maestro de numerosos artistas y arquitectos, Matías Goeritz participó en proyectos que marcaron de manera definitiva el arte mexicano del siglo XX. Entre ellos: las Torres de Satélite (en colaboración con el arquitecto Luis Barragán); el proyecto de la Ruta de la amistad, realizado con motivo de los Juegos Olímpicos de México 1968; elEspacio escultórico de la UNAM (junto con Sebastián, Helen Escobedo, Federico Silva, Hersúa y Manuel Felguérez). A él se debe también la creación del Museo del Eco, obra fundamentada en su concepto de arquitectura emocional, como un "objeto personal, sentimental y abierto". Goeritz fue escultor, pintor, arquitecto, poeta, crítico de arte, filósofo. Se interesó, sobre todo, en la síntesis entre las artes plásticas y la arquitectura –dentro de la llamadaintegración plástica de mediados del siglo XX que, acorde con la modernización industrial que caracterizó la época, se manifestó de manera plena en la construcción de Ciudad Universitaria. Desde la abstracción y el geometrismo, Mathías Goeritz dejó un contundente legado de esculturas monumentales y de pequeño formato, vidrieras, óleos, dibujos, superficies texturizadas, diseño y arte religioso, así como intervenciones a numerosos espacios arquitectónicos del país. En tanto que artista caracterizado por su osadía y poseedor de un amplísimo bagaje visual y cultural, provocó el recelo de la Escuela Mexicana de Pintura, durante el proceso histórico-artístico de la Ruptura. Finalmente, el paso del tiempo habría de demostrar no sólo su capacidad de redefinir el arte público, sino también de dejar una impronta profunda y duradera en el arte y los artistas del siglo XX mexicano.

 

Autor/Redactor: Lenice Rivera
Editor Fundador: Manuel Zavala y Alonso †

 

 

 

Redes sociales