Blogs Artes e Historia México

compartir en facebook  compartir en twitter

 

Domingo, 25 de febrero de 2018

De paseo en California: Arquitectura moderna y Modernism
Escrito por Bettina Cetto

¿Qué tendrían en común los muebles de la cubana Clarita Porset  con los de los esposos estadounidenses Charles y Ray Eames, o las casas de algunos arquitectos modernos en el Pedregal de San Ángel con las de Richard Neutra? ¿o los juegos olímpicos de México 68 con los de Los Ángeles en 1984? Pues, de eso se trata en una exposición que fue mi pretexto para visitar el Sur de California.

 

En septiembre 2017 arrancaron, no una, sino una serie de muestras sobre las que ojalá corriera abundante tinta en nuestro país. Más de setenta exposiciones en museos y galerías se inscribieron en la iniciativa Pacific Standard Time: LA/LA, una exploración amplia y ambiciosa de las artes latinas y latinoamericanas en diálogo con Los Ángeles.

 

Esta iniciativa del Getty ha sido un agasajo. Si bien no en todos los casos procuraron complementarnos las visitas con un catálogo —o cabe pensar que el mismo no habrá aparecido publicado a tiempo para la inauguración— el que sí encontré para llevarme a casa es un libro de pasta gruesa que da cuenta, mediante buenísimos ensayos, del enorme bagaje académico que respaldó el montaje de la exposición ‘Found in Translation: Design in California and Mexico, 1915-1985’, organizada por Wendy Kaplan, directora del departamento de diseño y artes decorativas del Museo de Arte del Condado de Los Ángeles (LACMA), y su asistente, Staci Steinberger. De lo más recomendable adquirir el libro1 por Amazon, si uno no tiene la buena fortuna de ir —antes del 1º de abril— a visitar esta exposición que explora a profundidad la relación entre ambas regiones a través de su arte y arquitectura.

 

Ahí tuve el gusto de ver expuesto un dibujo de mi padre, realizado en el despacho del arquitecto Neutra, un anteproyecto suyo para la casa Prieto López en el Pedregal y la Casa Cetto, donde nací y crecí.

 

Cetto había abandonado su natal Alemania equipado con su experiencia y el bagaje de su formación expresionista para buscar en la costa californiana primero, y en México después, la síntesis entre modernidad y tradición, entre lo racional y lo vernáculo. En Los Ángeles trabajó en el despacho de Richard Neutra, extraordinario arquitecto vienés afincado en California.

 

Así que ya entrados en arquitectura y en exposiciones, lo natural para nosotros era pasar a conocer el centro MAK2, pues ejercía el doble atractivo de presentar una muestra de artistas latinoamericanos que reflexionaban sobre la influencia cultural entre América Latina y Disney3, en un recinto que, arquitectónicamente, nos despertaba curiosidad. Es que yo llevaba conmigo un escrito de Miquel Adriá de 20014, que dice: “Schindler incorporó la heterogeneidad y la experimentación con los pocos medios que estaban a su alcance, fundiendo en una única identidad arquitectónica las utopías industriales del primer racionalismo europeo con el paisaje y los materiales americanos. Curiosamente, esta posición crítica y personal la compartirían otros arquitectos formados en las vanguardias europeas. Es el caso del alemán Hannes Mayer, exilado en México después de dirigir la Bauhaus; de Félix Candela, quien supo incorporar las enseñanzas estructurales de sus maestros españoles a los requerimientos socioeconómicos del México poscardenista, y muy especialmente de Max Cetto, quien debía su formación al expresionista Hans Poelzig y al rigor urbanístico de Ernst May, antes de empezar su periplo que lo llevaría a México, después de unos meses con Richard Neutra y Rudolph Schindler.”

 

Para mí resulta un tanto sorpresivo que papá haya tenido tal cercanía con Schindler, quien le llevaba dieciséis años de edad y abandonó Europa mucho tiempo antes que Cetto. Vienés de origen, llegó a Chicago, se entiende que atraído por Frank Lloyd Wright. En 1920 se trasladó al sur de California, donde supervisaría y luego terminaría Hollycock House, la famosa edificación con influencia maya diseñada por Frank Lloyd Wright para Aline Bransdall —que por supuesto también visitamos—, y ahí ya se quedó por el resto de su vida. Experimentó con materiales y técnicas de construcción, probó los precolados de concreto en la fascinante casa comunal para dos parejas de artistas, donde un tiempo después también viviría Richard Neutra, y que es precisamente la Casa Schindler-Chase en Hollywood, hoy día sede del MAK Center for Art and Architecture. Ahí adoptó sistemas constructivos nada caros con madera, vidrio, plástico, lienzos de tela y terminados de concreto aparente.

 

La casa fue un singular experimento de diseño y de habitar cooperativo, dice Schindler en sus escritos. Como ya mencioné, era una morada para dos parejas, él mismo con su mujer y el ingeniero Clyde Chace con su familia. Acordaron autoconstruir la casa, y posteriormente el mobiliario y las estanterías. Aparentemente de un solo piso, tiene en lo alto ‘habitaciones al aire libre’, lo cual no parecía raro para esa época en que las virtudes del sano aire de Los Ángeles y su clima bondadoso invitaban a reponerse de enfermedades respiratorias a visitantes del norte. Estas habitaciones al aire libre o ‘canastas para dormir’ se antojan ideales para el verano, con mayor razón para arquitectos que llegan de Viena a descubrir aquel clima tan bondadoso.

 

Esta doble morada cuenta con un buen número de chimeneas, tanto en el interior como en el exterior, todas de cemento. Las puertas corredizas permiten que cada estudio-dormitorio crezca hacia su patio, y que el jardín entre, por así decirlo, a la estancia, o que la misma crezca hacia el jardín. Cada pareja tenía también una parcela hundida, supongo que para su huerto. Además, hay una habitación para invitados. La edificación es sencilla y sumamente expresiva, económica y confortable, lo que la convertiría en paradigma de la arquitectura californiana.

 

“El caso analógico de Max Cetto —escribe Adriá— pasa por unas primeras colaboraciones con Villagrán García y Luis Barragán. Con éste llevaría a cabo, a fines de los años 40, la aventura de urbanizar los Jardines del Pedregal, donde construyó, a instancias de Barragán, su propia casa. Sus proyectos manifiestan la dialéctica entre la voluntad de arraigar la construcción en el terreno con muros macizos de piedra que emergen de la roca del lugar y la abstracción cúbica y racional de los volúmenes flotantes. Cetto acercó, desde su posición fundamentadamente crítica —como Lina Bo Bardi en Brasil, Alvar Aalto en Finlandia o R. Schindler en California—, la integración plástica entre la modernidad y la contundencia del lugar y los materiales.” Lo que no menciona es que también Cetto, como antes hicieran Schindler y Neutra al llegar a Estados Unidos, lo primero que hizo fue buscar a Wright.

 

Sin duda que fue un privilegio atestiguar en nuestro paseo por el sur de California estos paralelismos que me parecieron aún mayores al visitar Palm Springs, donde las casas modernas dispuestas sobre y entre las rocas remiten muchísimo al fraccionamiento Jardines del Pedregal. Ver la obra que desarrolló el suizo Albert Frey en el desierto5, visitar el interior de la casa Grace Lewis Miller de Neutra, asistir a una fiesta en la casa Wexler, en sí, realizar el tour y ver los prototipos para las 300 casas que la empresa Alexander desarrolló en Palm Springs, fue increíble6.

 

Imposible dejar fuera Sunnylands, en los linderos de Palm Springs. Rodeada por casi 81 ha de espectaculares jardines y lagos, existe una casa de invierno de inspiración maya y frente a ella, una fuente idéntica a la del Museo Nacional de Antropología pero a mitad de escala, de la autoría de los hermanos Chávez Morado7. Que a los arquitectos A. Quincy Jones y William Haines les gustara la idea de incorporar esta columna narrativa en Sunnylands no tiene nada de extraño y refleja una tendencia que por cierto venía ocurriendo en México, donde los arquitectos modernos procuraban obras contemporáneas de inspiración mesoamericana para complementar sus edificaciones.

 

Pero conocer —aún si sólo por fuera—la casa que Richard Neutra diseñó para Edgar Kaufmann, fue la cereza del pastel. Sí, aunque parezca increíble, la mismísima pareja Edgar y Liliane Kaufmann que le encargara su casa Fallingwater en Pennsylvania a Frank Lloyd Wright, diez años más tarde le encargaría su casa en el desierto de Palm Springs a Richard Neutra.

 

Qué buen gusto el de la pareja Kaufmann. Y luego de todo este relato, ya en casa, me viene a la mente un testimonio de mi madre: Juan O´Gorman pasó seis meses en la Casa Fallingwater, gracias a una invitación de la familia Kaufmann pues le encomendarían un mural que luego no se realizó. Lo que da fe de lo dicho es que hoy día los visitantes a Fallingwater podrán detectar una pintura de mi padrino en el cuarto de visitas, y posiblemente la habrá realizado por la época en que mi padre estaba por concluir su estadía en Estados Unidos. ¿No será posible que los compadres Max y Juan se hayan cruzado en esos rumbos la primera vez, o cuando menos ya supieran el uno del otro? Caray, es una de tantas preguntas que, por decirlo de alguna manera, se me quedaron en el tintero.

 

Notas:

 

1)      Kaplan, Wendy, Design in California and Mexico 1015-1985, LACMA, DelMonico Books, Prestel, München, London, New York, 2017.

 

2)      MAK Center for Art and Architecture.

 

3)      “How to Read El Pato Pascual: Disney’s Latin America and Latin America’s Disney”.

 

4)      Adriá, Miquel, “ArquiteXtos/ Schindler y Cetto” –26 de Junio de 2001– Periódico Reforma. https://reforma.vlex.com.mx/vid/schindler-cetto-81298911

 

5)      ‘Albert Frey and Lina Bo Bardi: A Seach for Living Architecture’, muestra temporal en Palm Springs Art Museum Architecture and Design Center.

 

6)      Todo ello fue posible gracias a la generosidad de un gran conocedor y marvilloso anfitrión, Mark Davis, uno de los organizadores de Modernism Week. Se trata de una gran celebración de la arquitectura moderna que se lleva a cabo anualmente en Palm Springs en el mes de febrero. www.modernismweek.com

 

7)      Mi relato sobre esta experiencia, está en “Los hermanos Chávez Morado en Sunnylands”. http://www.artesehistoria.mx/blog-descripcion.php?idbl=1083

 


De paseo en California. Arquitectura moderna y Modernism

 

 


Lo último en Entre el mar y Coyoacán

 

115 velitas para Max Cetto (20/02/1903 – 5/04/1980)
Casa-estudio de Conlon Nancarrow*
El derecho a la arquitectura
Los hermanos Chávez Morado en Sunnylands
El legado de Ida

 

 

 

Redes sociales