El domingo 11 de octubre de 1959 iniciaron en Bellas Artes las funciones permanentes del Ballet Folklórico de Bellas Artes. Unos años antes, en 1952 Amalia Hernández había tomado la decisión de formar su propio grupo de danza. El primer grupo que formó, el Ballet Moderno de México, empezó haciendo presentaciones esporádicas en la sala Chopin, con coreografías creadas por la propia Amalia. Al poco tiempo el grupo trabajaba en el programa de televisión titulado Función de Gala, proyecto patrocinado por Emilio Azcarraga, presentando un ballet cada semana. En 1959, la compañía fue invitada a participar con representación oficial en una gira, que llevaron a cabo con el nombre de Ballet Folklórico de México. Tras la gira y a través del INBA el grupo fue programado para presentar su espectáculo semanalmente, iniciando el 11 de octubre sus funciones en Bellas Artes. Las presentaciones iniciales tuvieron una gran acogida y desde entonces hasta hoy el ballet de Amalia Hernández se presenta ininterrumpidamente realizando tres funciones semanales.