Especiales

3 Casas Extraordinarias, de Kiyoto Ota, en el Museo Universitario del Chopo

 

2017-08-11

compartir en facebook  compartir en twitter
3 Casas Extraordinarias, de Kiyoto Ota, en el Museo Universitario del Chopo

Foto: 3 Casas Extraordinarias, cortesía Museo Universitario del Chopo

El Museo Universitario del Chopo de la UNAM, presentará el próximo sábado 12 de agosto al mediodía la exposición individual del escultor japonés radicado en México, Kiyoto Ota, 3 Casas Extraordinarias, conformada por un conjunto de tres piezas realizadas en los últimos diez años.

 

La exposición comprende una selección de obras realizadas durante la última década en las que explora conceptos espaciales a partir de experiencias sensoriales producidas por la confrontación del cuerpo con la materia.

 

A través de los conjuntos escultóricos Úteruz y 3 Casas Extraordinarias (que da nombre a toda la muestra) el artista construye un diálogo de opuestos. El primero se integra por un  conjunto escultórico habitable que apela a la memoria y al resguardo que ofrece el seno materno, donde elementos naturales como la luz y el aire crean diferentes atmósferas. El espacio se despliega como un lugar de resguardo, la casa primigenia. 3 Casas Extraordinarias, por otro lado, se construye como el opuesto de Úteruz. La escultura desmantela la idea de la casa como un espacio que aporta seguridad y estabilidad para transformarlos en espacios incompletos. La funcionalidad del espacio se ve alterada por dichas intervenciones.

 

Las 3 Casas, acompañadas de su antecedentes más directo, la serie Úteruz, articulan una experiencia en la que se propone ejercitar el vínculo del cuerpo humano con el espacio interior y exterior de las estructuras escultóricas.

 

El conjunto escultórico Úteruz evoca la memoria lejana y vital del seno materno mediante esculturas habitables, fundamental en su obra, donde circulan elementos naturales como el aire y la luz. En contraste con esta idea de resguardo o refugio del seno materno, la serie 3 Casas Extraordinarias, incluida también en la exposición, fue concebida por el artista bajo el concepto de “contrauteruz”: la idea de casa, como espacio que aporta seguridad y estabilidad, es modificado por Ota al incorporar elementos ajenos que trastocan su funcionalidad, transformándolas en espacios incompletos.

 

El trabajo de Kiyoto Ota utiliza múltiples materiales como hierro, plomo, madera y piedra con los cuales busca plantear una renovación constante de la materialidad, pero también considera al agua, al viento, la luz y el vacío como elementos escultóricos. El artista parte de un principio geométrico donde el equilibrio surge a partir de la resistencia originada entre el objeto escultórico y el comportamiento impredecible de los elementos ambientales, dando a la naturaleza un lugar central en las piezas. En las obras de Ota, el tiempo es tangible en cada una de las partes que las conforman, así como en las sensaciones corporales que se gestan en el sitio.

 

Su obra ha estado fundamentalmente relacionada con la naturaleza, y con el vínculo entre el interior y exterior del objeto. La consideración de los procesos, los materiales poco convencionales y el desvanecimiento de los límites entre el objeto y las condiciones ambientales que lo rodean, son indagaciones que recuerdan las prácticas de arte povera, mismas que comparte con artistas mexicanos como Helen Escobedo. No obstante, la obra de Ota también se alimenta de la tradición oriental, especialmente del movimiento de posguerra en Japón, conocido como Mono-ha, que buscó trascender el modernismo occidental a través de la reducción del objeto hacia el fin de la representación y la reconsideración de las culturas indígenas orientales. Los procesos creativos de Ota ponen al descubierto estas exploraciones con las que reconfigura la materialidad de los objetos y lleva al límite las propiedades de los elementos escultóricos.

Autor/Redactor:Redacción Artes e Historia México
Editor Fundador: Manuel Zavala Alonso †

3 Casas Extraordinarias

 

 

 

 

 

Redes sociales