Semanario

Tzompantli en honor de la vaquita marina en el Museo Nacional de San Carlos

 

Fecha: 2018-02-12

compartir en facebook  compartir en twitter

Tzompantli en honor de la vaquita marina en el  Museo Nacional de San Carlos

Foto: Tzompantli como objeto inteligente, cortesía Prensa INBA

 

El artista Patricio Robles Gil presenta la pieza Tzompantli, 567 vaquitas marsopa, que invita a la reflexión sobre la extinción de este cetáceo

 

La obra está compuesta por 30 cráneos de estos animales en yeso

 

La pieza Tzompantli, 567 vaquitas marsopa, realizada por Patricio Robles Gil, forma parte de una manifestación pública para honrar a la vaquita marina, con la intención de involucrar a las personas en una toma de conciencia de lo que la raza humana le está haciendo a la naturaleza.

 

La propuesta del artista es hacer un llamado para que se reflexione sobre las acciones que ponen en riesgo la existencia de esta especie y así se evite su extinción.

 

Tzompantli, 567 vaquitas marsopa toma su nombre de la primera evaluación que se hizo de este animal en 1977. Compuesta de 30 cráneos de vaquitas marinas en yeso, la obra mide 1.80 x 1.30 metros. Como parte de la instalación, se colocarán 567 floreros con el fin de que los visitantes pongan una flor para honrar a este mamífero.

 

Robles Gil señaló que el propósito de esta pieza es hablar de la extinción definitiva de una especie animal exclusivamente mexicana, “de la pérdida de una forma única de vida. Se dice fácil, pero estamos a punto de perder una criatura que ha vivido en el mar del Alto Golfo de California desde hace millones de años, como resultado de la indiferencia e ignorancia, la pesca y el tráfico ilegales, así como la ambición del ser humano”.

 

El lugar en la naturaleza de este cetáceo quedará vacío y no podrá ser ocupado por ningún otro organismo. Una verdadera tragedia que da mucho qué pensar y que debería orillarnos a reflexionar sobre cómo nuestras acciones diarias están empujando a miles de otras especies a enfrentar este mismo fin, comentó.

 

El pasado mes de octubre, más de 60 expertos de diversos países intentaron capturar algunos individuos para tratar de conservarlos en cautiverio, pero el esfuerzo no tuvo éxito. El último cálculo de su población se realizó en 2016, cuando esta se estimó en menos de 30 vaquitas (Phocoena sinus). Se trata del más pequeño de todos los cetáceos, grupo de mamíferos marinos que incluye a las ballenas y los delfines.

 

Visitar Tzompantli, 567 vaquitas marsopa hará al público testigo y partícipe de un ritual que ayudará a crear conciencia de lo que significa la pérdida de una especie animal bajo nuestra custodia, y de lo mucho que debemos y podemos hacer para evitar que algo así vuelva a ocurrir.

 

Dicha pieza podrá apreciarse en el Museo Nacional de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado 50, en la colonia Tabacalera.

 

Autor/Redactor:
Editor Fundador:

 

 

Redes sociales