Sitios

Literatura en México

compartir en facebook  compartir en twitter

Diccionario de Escritores en México

Sierra, Justo

 
Nació en Campeche, Campeche el 26 de enero de 1848 y murió en España en 1912. 

Hijo del doctor Justo Sierra O´Reilly, jurista y yucateco, iniciador del periodismo literario de la península y de la novela romántica de reconstrucción histórica.

Su familia se trasladó a la Ciudad de México, dónde ingresó al Colegio de San Ildefonso realizando estudios de jurisprudencia. En 1871 obtuvo el título de abogado. Fue testigo de la entrada a México de Maximiliano y Carlota en junio de 1864.

Fue profesor de la Escuela Nacional Preparatoria. Participó en veladas literarias organizadas por Ignacio Manuel Altamirano desde 1868 y escribió en El Renacimiento. Firmó en el Monitor Republicano la columna "Conversaciones del domingo" y colaboró en El Domingo, La Tribuna, El Federalista, El Mundo, El Siglo XIX, la Revista Azul y la Revista Moderna. Dirigió La Libertad hasta 1880. 

Fue diputado federal, suplente y propietario, por Sinaloa (1880-84), magistrado de la Suprema Corte de Justicia (1894), subsecretario de Instrucción Pública (1901) y secretario de Instrucción Pública y Bellas Artes (del primero de diciembre de 1905 al 24 de marzo de 1911) en la etapa final del porfiriato. 

Promovió y logró la fundación de la Universidad Nacional de México (1910). En 1912 se le nombró ministro plenipotenciario de México en España. Se le considera precursor del modernismo aunque no haya publicado poesía. La mayor parte de su obra, dispersa en periódicos de la época, ha sido recogida por diversos autores. Sus Cuentos Románticos aparecieron en El Monitor. Lo mismo puede decirse de sus crónicas de viaje, como las que forman En tierra yankee, que salieron en El Mundo (1897-98), y las que constituyen En la Europa latina, que primeramente se pudieron leer en El Mundo Ilustrado (1901-1903).

Escribió una obra de teatro, Piedad, cuyo estreno tuvo oportunidad de presenciar, y una novela, El ángel del porvenir, publicada por entregas en El Renacimiento (1869) y finalmente editada como libro en 1873. Publicó un ensayo, Evolución política del pueblo mexicano, que al ser publicada en 1900 llevaba como título México, su evolución social. Su libro más leído es probablemente Juárez,su obra y su tiempo. 

Forma grupo con los poetas de la Revista Azul y de la Revista Moderna, e influye en discípulos como Urbina, González Obregón, Urueta, y aun los jóvenes del Ateneo de la Juventud encuentran en Sierra el espíritu comprensivo que simpatiza con los ideales de renovación que ellos postulaban hacia 1909. 

La poesía, el teatro y la prosa narrativa son obra de juventud; la historia y la educación, de madurez; el periodismo político y la prosa literaria son ejercicios constantes durante toda su vida.

Apasionado y brillante, está muy cerca de Hugo, de Núnez de Arce, Musset y Bécquer. Su poema más ambicioso es El beato Calasanz. Los más famosos; Playera, en el que se han querido ver antecedentes modernistas y Otoñal y Matinal, que tienen innegable valor poético. 

Entre todas las formas que Sierra cultivó, lo perseverante fue lo histórico: la historia es la suma de su mejor pensamiento. Sierra -dice Abreu Gómez- al lado de Lincoln, Martí, Sarmiento y Bello, representa una de las más lúcidas expresiones de la conciencia de América.

 

 

Redes sociales